Baja sin preaviso

Si, por ejemplo, un empleado no se reincorpora a su puesto de trabajo tras sus vacaciones o falta sin preaviso, el empresario puede tratar de comunicarse con el trabajador para preguntar por las causas de ello. Debemos asegurarnos de que existen motivos suficientes para justificar este comportamiento sorpresivo y las consecuencias que pueda tener.

 En caso de no poder comunicarnos con esta persona, el empleado, podemos esperar unos días de margen para esperar su reincorporación. En caso de no producirse es conveniente enviar un burofax en el que se solicite la confirmación de la baja voluntaria, para poder disponer de este documento como prueba en caso de problemas legales. Esto se puede hacer, ya que sin causas de la ausencia, la empresa puede presuponer la dimisión del empleado, algo que también está previsto para las casos de baja injustificada y sin preaviso.

En este comunicado se informará sobre el plazo disponible para responder (normalmente 15 días, pero revisemos el convenio colectivo aplicable), a contar desde el día en que debió reincorporarse. En caso de no recibir respuesta, se tramitará la dimisión, sin que exista le necesidad de recurrir al despido.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE