¿Qué debo hacer si no me pagan mi salario?

El impago de los salarios que corresponden a un trabajador o cualquier tipo de retraso en el pago de los mismos supone un incumpliendo grave y culpable del contrato por parte del empresario por lo que el trabajador tiene derecho a extinguir el contrato laboral.

El trabajador perjudicado podrá reclamar al empresario las cantidades adeudas hasta con un año de antigüedad, ya que el plazo para reclamar es de doce meses desde el momento en el que se debe producir el pago. Además, cabe la posibilidad de que se consiga una indemnización por despido improcedente.

Aunque para cada caso concreto habría que analizar las circunstancias acaecidas, se pueden establecer unos criterios generales acerca de los requisitos que deben reunir los impagos del salario. En general, se puede decir que estos tienen que ser continuados y persistir en el tiempo, además de ser cuantitativamente importantes.

Un trabajador no puede extinguir la relación laboral de forma unilateral sino que deberá acudir ante el Juez para solicitar la extinción del contrato o la reclamación de las cantidades que el empresario adeuda. En primer lugar se celebrará un acto de conciliación para buscar un acuerdo entre las partes y si no, se celebrará un juicio.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE