SISTEMA DE JUBILACIÓN: AHORRO EN AUTÓNIMOS

La prestación que reciben los trabajadores autónomos, una vez que se jubilan, es inferior a la media de aquellos profesionales que trabajan por cuenta ajena. Un motivo de peso para que estos se planteen ahorrar durante su vida laboral.


En este contexto, ¿qué han de tener en cuenta los autónomos a parte de los seguros de ahorro? Los planes de pensiones y los fondos de inversión, además de plantear una estrategia dinámica a lo largo de su vida.


¿Es verdaderamente importante la rentabilidad de los fondos y los planes de pensiones? A largo plazo sí. De hecho, los fondos de renta variable nacional de la zona euro, a veinte años, presentan una rentabilidad de aproximadamente el 7,54, mientras que los fondos de renta fija reproducen una rentabilidad a largo plazo del 3,87.


Por ello, los trabajadores autónomos han de tener en cuenta que si la cobertura en tiempo de trabajo no es suficiente sin que el autónomo contrate determinados seguros privados relacionados con su actividad o falta de ella, la prestación por jubilación que les quede al final de su vida laboral puede ser insuficiente y muy lejana al porcentaje de ingresos con los que disponía mientras formaba parte de la población ocupada.


Al fin y al cabo, el 80 de los profesionales autónomos, cotiza a través de la base mínima, lo que les hace pagar al mes 264 euros y recibir, tras la finalización de sus vidas laborales, 884 euros mensuales por el cómputo de la jubilación. Una cifra que puede resultar escasa si desean mantener un cierto nivel de vida al jubilarse.


INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE