Despido colectivo (ERE)

Despido colectivo (ERE)

Cuando un despido afecta a un número mínimo de trabajadores en la empresa, nos encontramos ante el llamado despido colectivo o Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

El mínimo de trabajadores necesario para calificarlo como un despido colectivo, está establecido por ley, y es el siguiente:

  • Empresas con menos de 100 trabajadores: el despido debe afectar como mínimo a 10 trabajadores.
  • Empresas de entre 100 y 300 trabajadores: en este caso, medimos por porcentaje mínimo, siendo este el 10% o más de la plantilla total.
  • Empresas de más de 300 trabajadores: el despido debe afectar como mínimo afectará a 30 trabajadores.

Requisitos para realizar un despido colectivo

Como sucede en el resto de despidos, en este caso la empresa deberá alegar una serie de causas tasadas por la ley, demostrables.

Las causas pueden ser de carácter económico, organizativo, técnico o de producción.

  • Causas económicas: son aquellas que implican que los resultados económicos de la empresa son negativos, existiendo pérdidas en el momento de iniciar el procedimiento de despido o previendo que estas van a existir. También cuando concurre la disminución demostrable, durante tres trimestres seguidos de ingresos o ventas, con respecto al mismo periodo anterior.
  • Causas organizativas: son aquellas que implican cambios sustanciales en los métodos y sistemas de trabajo que implican una reorganización que afecte a algunos puestos de trabajo.
  • Causas técnicas: son las que implican una serie de cambios en los medios y métodos de producción que afectan a algunos puestos de trabajo.
  • Causas de producción: son aquellas que afectan directamente a la demanda de los productos o servicios que comercializa la empresa y que, por tanto suponen un cambio drástico en la demanda de los mismos.

¿Cómo se tramita un despido colectivo?

Para proceder con el despido colectivo, es preciso que se inicie el llamado Expediente de Regulación de Empleo.

En la actualidad, la legislación en materia laboral permite que se inicie el mismo sin que exista una autorización previa. En el caso de que este ERE sea impugnado, algo habitual, será el Juez quien determine la legalidad o no de este.

Al comienzo del expediente la empresa debe iniciar un periodo de consultas. Durante dicho periodo deberá aportar la documentación contable y fiscal en la que se muestre la situación económica de la empresa, además de una memoria en la que se detallen las causas que se alegan como justificativas del despido colectivo.

Un despido colectivo es un proceso complejo, por lo que, tanto empresa como trabajadores, necesitan recibir el asesoramiento de abogados laboralistas expertos que les orienten durante todo el proceso.

Nuestros abogados laborales de Zaragoza están habituados a este tipo de procesos, contando con la experiencia necesaria para ofrecer el mejor asesoramiento legal. No dude en consultarnos si se ha visto o se va a ver afectado por un ERE en su empresa.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE