Efectos de un despido improcedente

Producido un despido de un trabajador, el mismo puede impugnarlo y el Juez encargado de conocer el caso podrá realizar distintos pronunciamientos. Uno de ellos es la improcedencia del despido, lo que deriva en distintas consecuencias jurídicas.

Principalmente, se distinguen dos consecuencias que requieren la elección por parte del empresario. Estas consecuencias opcionales son la readmisión del trabajador con el mantenimiento de las mismas condiciones que tenía con carácter previo al despido o el pago de una indemnización cuya cuantía quedará establecida conforme dictan las normas correspondientes.

En el caso de optar por la readmisión del trabajador, el empresario deberá abonar, además, los denominados salarios de tramitación. Los salarios de tramitación son la cantidad correspondiente a la suma de los salarios que se han dejado de percibir desde que se produjo el despido y hasta la declaración de improcedencia del despido, mediante la notificación de la sentencia, o hasta que el trabajador despedido hubiera encontrado otro puesto de trabajo.

La opción, si no se hizo alguna manifestación anterior, deberá realizarse por escrito o comparecencia ante la oficina del Juzgado de lo Social, en el plazo de cinco días desde la notificación de la sentencia que ha declarado el despido improcedente.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE